En esta infografía te mostramos como nos imaginamos el mundo sin software para los diseñadores, el tránsito aéreo, las organizaciones e incluso para las comunicaciones; tal vez, esto nos lleve a meditar en que tan dependientes nos hemos vuelto de programas que facilitan nuestro trabajo y nos ayudan a cumplir nuestros objetivos.