Cada proceso conlleva unas etapas previas al desarrollo del sitio web, donde se debe tener en cuenta el objetivo que se tiene con éste, el contexto que envuelve a la empresa, los usuarios, el grupo encargado del desarrollo de contenidos, entre otros procesos.

En la primera etapa, INVESTIGACIÓN, se obtiene toda la información acerca del diseño, es decir, todo lo que se requiere relacionado al objetivo del sitio web, las necesidades del proyecto, entre otras informaciones. En esta etapa se analiza el contexto, es decir, las debilidades y fortalezas que tenga la empresa, y las oportunidades y amenazas que la afecten; el desarrollo de contenido que se debe publicar constantemente; el proceso del diseño donde se tienen en cuenta los recursos, el tiempo y las estrategias internas de la empresa; y lo más importante, una información clara y precisa acerca de los usuarios, intereses, costumbres, comportamientos en la web, entre otros.

 

En la segunda etapa, ORGANIZACIÓN, se ordena toda la información obtenida en la investigación. Se recomienda que se organice en mapa conceptual, organigrama, mapa mental, u otro, dependiendo del gusto de la persona que lo realice.

En la tercera etapa, DISEÑO, se comienza el diseño del sitio web gracias a la información obtenida y organizada, y además se lleva a cabo su programación.
En esta última etapa se prueba la calidad del diseño del sitio web, donde se debe tener en cuenta la generación de una buena experiencia web y sea responsive design, es decir, que se adapte a todo tipo de dispositivo móvil, ya sean tablets, celulares, portátiles, entre otros.